Paroles de Estatuas de sal

Rayden

pochette album Estatuas de sal
Voir sur Itunes

sonnerie téléphone portable pour Estatuas de sal
Clip vidéo

No quería salir del nido, estaba desnudo, también perdido.
Temía al fracaso, otro caso de temer perder y sentirse vacío.
El miedo es la amante elegante,
Que susurra al oído "pruébalo todo en la vida",
Menos vivirla, porque está prohibido.
No sabía aun donde podía llegar,
Tras cada final hay otro empezar,
Lo que pudo ser y no fue,
Lo que pudo ser y es, es y será.
Entendió que el fracaso sería mejor señal,
Que no intentarlo por el miedo a poder fracasar.

Sigue perdiendo el norte, encontraras el sol,
Vagando entre el desdén,
Y la sobriedad que perdiste una vez,
Si no lo cuidas tú,
¿quién lo va a cuidar? ¿quién lo cuidara?

Se estaba poniendo grilletes,
Solo era libre soñando,
No se daba cuenta que ya no vivía su vida,
Se estaba engañando.
Hablaba de amar sin horarios,
De sentirse lleno por dentro,
El problema era que hablaba de más y actuaba de menos.
Estaba enganchado al pasado, una cascara fría, monotonía,
Por fin aprendió que si no se quería nadie más lo haría.
Ya no le importa la lluvia, solo busca su ruta,
Saco de lo malo lo bueno y lo bueno ya ni dios se lo quita.

Sigue perdiendo el norte, encontraras el sol,
Vagando entre el desdén,
Y la sobriedad que perdiste una vez,
Si no lo cuidas tú,
¿quién lo va a cuidar? ¿quién lo cuidara?

Hemos de ver más allá del (?)
¿pero estamos en una cúpula de cristal.
Mas allá no hay nada si no hay nada aquí,
Primero quiérete a ti y evita la decepción.

Sigue perdiendo el norte, encontraras el sol,
Vagando entre el desdén,
Y la sobriedad que perdiste una vez,
Si no lo cuidas tú,

¿quién lo va a cuidar? ¿quién lo va a cuidar? x3

¿quién lo va a cuidar?
Si no lo cuidas tú,
¿quién lo va a cuidar? ¿quién lo cuidara?

Les autres musiques de Rayden